? 10 CONSEJOS PARA REGAR Tus Plantas Correctamente | Guía 2020

La jardinería de contenedores al aire libre tiene muchas ventajas, pero también tiene algunos desafíos.

Uno de esos desafíos es el riego adecuado, que es esencial para asegurar la salud de las plantas.

10 Consejos para el Regado de Tus Plantas

Mientras que la mayoría de las personas se preocupan por regar sus plantas, la realidad es que es igual de fácil regar en exceso y ahogar las plantas con demasiada agua.

A continuación se presentan 10 consejos para el riego adecuado en macetas y otros recipientes.

1. Conozca sus plantas

Ya sea que crezca en tierra o en recipientes, los requisitos de suelo para la gran mayoría de las plantas de jardín estipularán «suelo húmedo pero bien drenado». Esto significa que el suelo no está constantemente húmedo y saturado, sólo húmedo.

Afortunadamente, con las modernas mezclas para macetas que están diseñadas para un buen drenaje, esto es más fácil de lo que solía ser.

Mantillo para plantas, abono plantas, humus, compost plantas, fertilizar plantas

Sin embargo, las diferentes plantas tienen necesidades de humedad muy diferentes. A algunos tipos de plantas les fascina permanecer secas, otros prefieren permanecer un poco secas entre riegos, y luego están las plantas prima donna que se desmayan y dejan caer todos sus brotes y hojas si se secan lo menos posible.

Sin embargo, como regla general, a las anuales con flores no les gusta secarse demasiado; a las suculentas les gusta mantenerse un poco secas; y a las hortalizas, en particular las que son jugosas (tomates, pepinos, melones) les gusta mantenerse húmedas y necesitan mucha agua.

A algunas hierbas (albahaca, romero, tomillo, eneldo, orégano, cilantro) les gusta secarse un poco entre cada riego y el sabor será más fuerte si lo hacen.

Otras hierbas como el perejil, la salvia y el cebollino les gusta más la humedad. Una forma de llevar un registro de las preferencias de riego de una planta es mantener la etiqueta de la planta cerca, ya sea debajo de la maceta o incrustada en la tierra.

2. Elija la tierra adecuada para tus plantas

Los fabricantes de tierra para macetas ofrecen varias «fórmulas» diferentes de tierra para macetas para simplificar las cosas para usted.

En general, los fertilizantes etiquetados como «tierra para macetas en general» tienen por objeto proporcionar esa calidad «húmeda pero bien drenada» que la mayoría de las plantas prefieren.

La tierra etiquetada como «cactus y suculentas» para macetas contiene una tierra más arenosa que drena más rápido, lo que proporciona un entorno ideal para las plantas que prosperan en condiciones secas.

Hay otras mezclas de tierra para macetas que pueden presentarse como diseñadas para las hortalizas, que están formuladas para absorber y retener el agua algo mejor que las tierras para macetas estándar.

Los suelos etiquetados como «control de la humedad» suelen tener un mayor porcentaje de musgo de turba, bonote y otros agentes humectantes.

Se dice que «evitan el exceso y la falta de riego», pero en realidad, son más adecuados para las plantas que son bastante amantes del agua, como las verduras y flores anuales.

Por favor, tenga en cuenta que en algunos suelos para macetas se han agregado fertilizantes de liberación controlada. No hay nada malo en ello, siempre y cuando los nutrientes sean apropiados para las plantas que quieres cultivar.

Sin embargo, si empleas este tipo de tierra para macetas, no necesitarás añadir nutrientes solubles en agua cuando riegues tus plantas.

Llenar las macetas con «tierra» de jardín común no es muy exitoso por varias razones, al menos en parte porque la tierra de jardín no tiene los materiales que retienen la humedad y están bien drenados que se encuentran en la tierra para macetas comercial.

Si bien es posible cultivar con éxito en macetas llenas de tierra removida del jardín, generalmente se requiere una fuerte enmienda con materiales como musgo de turba, abono, vermiculita o perlita.

3. Usar los contenedores adecuados

Muchos contenedores de jardín «respiran» y pueden permitir que el suelo se seque bastante rápido. Las macetas de terracota de arcilla y las cestas colgantes de musgo de coco son famosas por secarse rápidamente.

Las macetas de metal que capturan el calor del sol también pueden secar rápidamente la tierra de las macetas.

Esto no significa que no debas usar recipientes hechos de estos materiales, pero sí que tendrás que vigilarlos de cerca y regarlos más a menudo que los recipientes de plástico o cerámica vidriada para plantar.

Cuando sea apropiado, utilice los recipientes más grandes que pueda, que contienen la mayor cantidad de tierra para macetas.

Jardines con Grandes Contenedores

Las macetas grandes con mucha tierra para macetas retendrán más humedad y proporcionarán un amplio espacio para que las raíces absorban el agua.

Cuanto más pequeña sea la maceta, más necesitará comprobar los niveles de humedad de la tierra.

4. Comprobación de los niveles de humedad

Antes de regar las plantas, comprueba si tu planta realmente lo necesita. La parte superior del suelo puede parecer y sentirse seca, aunque está bastante húmeda justo debajo de la línea del suelo.

Una prueba fácil: Sumerja su dedo en la tierra hasta el segundo nudillo. Si se siente seco en la punta de su dedo, sus plantas necesitan agua.

Los niveles de humedad pueden cambiar rápidamente en un día caluroso de verano, por lo que una maceta que se siente bastante húmeda por la mañana puede estar seca a media tarde.

5. Agua profunda para tus plantas

Cuando se riegan las plantas, lo que importa es darles un buen y largo trago, de forma óptima hasta que el agua salga por los agujeros del fondo del recipiente.

Dependiendo del tamaño de la maceta, muchas de las raíces de la planta estarán hacia el fondo, y al remojar la maceta se asegura que el agua llegue a las raíces del fondo.

Esta práctica también alienta a las raíces a crecer hacia el fondo de la maceta, lo que es mejor para las plantas.

El riego frecuente y poco profundo alienta a las raíces de las plantas a permanecer cerca de la parte superior de la maceta, donde son más susceptibles al calor y la sequía.

6. Regar tus plantas por la mañana

Según la revista Horticulture Magazine, las raíces de las plantas son más receptivas al riego de la mañana y de la tarde y menos al sol del mediodía.

Entre las dos posibles alternativas, el mejor momento es por la mañana, ya que regar por la tarde puede permitir que el agua se asiente en las hojas durante la noche, lo que puede favorecer la aparición de enfermedades fúngicas como el oídio.

Dicho esto, si llega a casa del trabajo y sus plantas están secas, dele un buen trago largo o un riego por goteo, sin importar la hora.

7. Riega la tierra, no las hojas de tus plantas

Ciertas plantas, sobre todo las que tienen hojas peludas, tienden a ser susceptibles a las quemaduras solares si sus hojas son regadas por el sol. Las gotitas de agua son una mini-lámpara y queman la planta.

Incluso si las hojas de la planta son lisas, sigue siendo una buena idea regar la tierra y no las hojas, si es posible.

planta interior, cuidado plantas suculentas, Plantas Suculentas, crasulas, cactus,

plantas suculentas

Las hojas húmedas pueden aumentar la posibilidad de que se produzcan hongos, moho y otras enfermedades.

En lugar de regar en exceso, retire el cabezal del aspersor de la regadera o la manguera y aplique agua alrededor de la base de la planta.

8. No confíe en la lluvia

Aunque pienses que la lluvia ha regado tus plantas, revisa el suelo de todos modos. A veces el follaje y las flores de una planta pueden actuar como un paraguas e impedir que el agua llegue a la tierra, expulsando la humedad del recipiente.

Y una breve lluvia, aunque parezca fuerte, puede no ser suficiente para saturar completamente la tierra de la maceta de arriba a abajo.

9. No deje que la tierra se seque completamente

La mayoría de las mezclas para macetas se vuelven duras y dejan de absorber agua eficientemente si las dejas secar completamente.

La mezcla para macetas también puede salirse de los lados de las macetas cuando se seca demasiado, así que aunque pienses que le estás dando a tu planta un buen sorbo de agua, el agua puede fluir por los lados de la maceta y salir por el fondo, dejando a tu planta jadeando por un trago.

Existen numerosos sistemas de riego automático, incluso algunos de riego por goteo casero que con poco dinero puedes crear. Puedes buscarlo en nuestra tienda el que más te guste.

Si la tierra se seca, tienes un par de opciones. Si su maceta es relativamente pequeña, puede tomar toda la maceta y sumergirla en un recipiente más grande de agua, sacándola cuando haya dejado de burbujear.

En una maceta grande o cuando le resulte difícil moverla, hacer agujeros en la tierra con un palo, lápiz o brocheta y luego tragar bien, asegurándose de que el agua entre en la tierra y no sólo por los lados.

10. No asumas que regar tus plantas una vez es suficiente

En función del lugar donde viva, del tamaño de sus macetas y del tipo de tierra que emplee, no se extrañe si acaba teniendo que regar sus jardines en maceta más de una vez al día.

El calor, el viento y el aire seco pueden secar rápidamente sus plantas. Las vasijas de terracota, las canastas colgantes de coco y las macetas de metal pueden secarse ridículamente rápido en un día caluroso y ventoso de verano.

A lo largo de la temporada, probablemente sabrás qué contenedores deben ser revisados más de una vez al día, pero cuando los plantes por primera vez, es una buena idea revisar los contenedores por la mañana y otra vez por la tarde.

Una maceta pequeña puede incluso requerir tres riegos durante un tiempo brutalmente caluroso y seco.

Califica este artículo